El Aprendiz De Payaso: Cap Perdido 3: La Venganza De Harley Quinn: Parte 2

[Antes de comenzar, he de avisaros que borraré todos los comentarios y que solo dejaré la historia del Joker JR, al menos, por ahora, luego explicaré por qué]

Un test de embarazo en negativo. ¿Qué significaba todo esto? ¿Qué narices hacía un test de embarazo?
 
Me quedé en estado de shock durante unos segundos, todo tipo de ideas llegaban a mi cabeza. ¿Qué posibilidades habían? ¿Papá y Mamá querían un segundo hijo? (Porque hermano no pedí) ¿En una noche, mamá y papá no tuvieron cuidado? No, no creo que fuera eso. Creo que era algo, más profundo.
 
-Da igual, tengo cosas que hacer, he de ayudar a mamá. -Me dije.
 
Me fuí de la fundición, ya que había cumplido con mi cometido, o al menos por ahora, decidí investigar sobre “ése hombre de negro” mejor conocido como “Batman”
 
Empecé a meditar detenidamente sobre él, ¿qué relaciones habían?
 
El enemigo de papá, un increíble justiciero vestido de negro, golpes rápidos y certeros, entrenado a la perfección en cuerpo y mente, gadgets de todo tipo, bumeranes, garras, compuestos explosivos, electrónicos, de pirateo, entre otros más.
 
Pero no era suficiente, eso no era nada nuevo, aunque, de algo me fijé, tenía una relación con WayneTech, era la empresa que le proporcionaba todos sus gadgets, había algo más de fondo, debería buscar algo más, me dispuse a irme a WayneTech. Por suerte encontré mucha tecnología en la torre maravilla cuando se me ocurrió visitarla, por suerte, la explosión no hizo daños graves y pude obtener tecnología suficiente para mejorar notablemente mi equipo e incluso crear una armadura con la que llegué a WayneTech en muy poco tiempo. 
 
Ya dentro, hice una tapadera, tenía que parecer “normal”, iba a interrogar al propietario de WayneTech: Bruce Wayne, a lo mejor me decía algo de provecho y descubría algo de Batman.
 
Tuve que desactivar la armadura y guardar el traje, y cambiarme, poniéndome un traje de etiqueta, puse el nanobot que activaba la armadura en la corbata, Incluso tuve que quitarme la pintura. Ahí es cuando vi mi cara normal, y me acorde desde todo el principio, cuando fuí abandonado, cuando me recogieron, cuando me entrenaron, mis misiones, mis asesinatos, mis descontroles, mi tristeza, YO.
 
Al recordar todo esto, me sentí feliz, me acordé de papá y mamá, quienes me hicieron tal y como soy hoy, he de agradecérselo, y lo haría con mis acciones.